ruta melquiades ruidera

En Korova Criptana empezamos la primavera con una ruta campestre. Guiados por Melquiades Rodríguez Panadero, nos trasladaremos hasta las Lagunas de Ruidera y sus alrededores. Allí podremos descubrir nuevos paisajes y escuchar las explicaciones de Melquiades, buen conocedor de la zona.

Melquiades nos ha preparado una ruta adecuada para toda la familia, con tramos cortos a pie (máximo 3,5 km) y el resto de desplazamientos en vehículo. Existe la posibilidad de comer en grupo dependiendo del número de personas interesadas y de la disponibilidad de los locales.

Si quieres pasar un domingo diferente, inscríbete y disfruta de otros parajes donde siempre hay cosas interesantes por descubrir.

Haz tu inscripción o pídenos más información en el correo: korovacriptana@gmail.com

NO DEJES QUE TUS LIBROS COJAN POLVO

Publicado: 24/01/2017 de korovaCriptana en Charlas, literatura
Etiquetas:, , , ,

Próximamente:

libros-polvo

 

 

EEGOO¬¬5, EL DE LA RIMA FÁCIL

Publicado: 03/01/2017 de korovaCriptana en comic
Etiquetas:, , , ,

eegoo5_blog

Nuestro colaborador, amigo y vecino Jorge González de Castro ha publicado un nuevo tomo de su comic EeGoo ¬¬, en esta ocasión el de la rima fácil. Más tortas y discusiones sobre el mundo del arte y la enseñanza durante el paso de Jorch en la Escuela de Arte de Toletum.

Si quieres hacerte con el último tomo (el de la rima fácil) o con alguno de los anteriores de la serie puedes ponerte en contacto con su dibujante, guionista y diseñador, Jorge González de Castro a través de su correo foxjorch@gmail.com o en tapastic.com/series/eegoo.

felicitacion-korova-ff

Imagen  —  Publicado: 20/12/2016 de korovaCriptana en Propuestas
Etiquetas:

Nos hacemos eco de algunos de los trabajos realizados por alumnos de Instituto Isabel Perillán y Quirós en torno al reciclaje y la conservación del entorno. El video contiene una colección de Spots Publicitarios realizados por alumnos de EPV 4º ESO y 1º BACHILLERATO de Cultura Audiovisual y en ellos nos invitan a realizar un uso responsable del espacio público.

Agradecemos su colaboración en la campaña de recogida de vidrios y en la labor de concienciación sobre la importancia del reciclaje y cuidado de nuestro patrimonio.

¿Y si Cervantes escribiera ahora el Quijote? Pues la famosa batalla contra los gigantes sería distinta. En uno de los anuncios podéis encontrar la respuesta.

dsc_0829-pano-ruina-molino

Aquí tenemos restos de molinos, si os dais cuenta este tiene la puerta al poniente u oeste.

Esto es “la Solana del Pico” para los poetas o más entendidos, el “Reventón del Pico” o simplemente “el Pico” para los del campo. Aquí es donde empieza la pequeña Sierra de la que tanto presumimos los criptanenses; iba a haber preparado cómo está formada la Sierra y los diferentes cortes de terreno, pero tenía poco tiempo, si alguien tiene interés, puede buscarlo en Internet en el IGME (Instituto Geológico y Minero de España) poniendo Campo de Criptana hoja 714:  http://info.igme.es/cartografia/magna50.asp?hoja=714

Bueno a lo que íbamos, estamos en “el Pico” y parece ser que antiguamente en esta zona hubo también algún asentamiento humano.  Este punto se ve desde muy lejos tanto por el norte como por el oeste o por el sur; a los que andamos mucho por los caminos, muchas veces sin saber casi por donde tienes que ir, nos sirve de referencia. Cuando digo por los caminos, es por los caminos, y a veces a cien quilómetros de aquí. Si alguno habéis leído lo que publiqué en mi muro sobre mis viajes en el tractor, entenderéis un poco por qué cuento esto.

Y ahora lo más importante: la mina de oro. De esto, si no es porque lo sacó José Manuel Cañas Reillo en su blog, ya ni me acordaba, pero cuando lo leí enseguida me vino a la memoria. José Manuel Cañas Reíllo está haciendo una labor extraordinaria, por lo menos a mí me está trayendo muchos recuerdos de esos que se quedan en un rincón y que si nadie los remueve terminan por desaparecer. Pues, como digo, les oí esto de la mina a mis abuelos. Aunque hace mucho tiempo cuando, según Cañas, se registró la mina (creo que fue por el año 1560), pero por entonces la tradición oral se mantenía y se contaban historias que iban pasando de unos a otros, unas más ciertas y otras con un poco de mentira, pero, eso sí, todas con “gaseosa” porque dependiendo de quién las contara, les añadía algo de su imaginación, es decir, “la gaseosa”; pero siempre con algo de verdad. Lo he dicho alguna vez pero lo repito, cuando leí por primera vez el Lazarillo de Tormes, vi que la mayoría de esas historias me las había contado mi abuelo y él no sabía casi leer, las había aprendido oyéndolas de contar a unos y a otros. Por eso no es de extrañar que lo de la mina casi con toda seguridad no existiese, aunque sí la leyenda, que se ha ido perdiendo un poco porque no la hay y otro poco por lo que decíamos de la tradición oral que, desde que se dejó de dormir en los coceros porque teníamos medios para llegar al pueblo en poco tiempo con el tractor o la mobylette y ya no se juntaban en las largas “trasnochás” sentados a la luz del candil contado cosas, y en los pueblos llego la televisión y se perdió la sana costumbre de salirse al fresco, pues que se han perdido muchas historias de nuestro entorno y de nuestros vecinos; ahora nos interesa mucho más lo que hace, con quien se acuesta o con quien se levanta la Belén Esteban.

Bueno que me salgo del tema. Lo que decían los viejos es que la mina se encontraba aquí, a este lado norte donde nace el arroyo de “la Campa” y otros decían que en una cañada pequeña en el camino de Quero; la verdad es que, yo por lo menos, no he visto nada que se parezca a una cueva o algo que pudiera dar entrada a una mina, así que tendremos que llamar a “Foril” para que escarbe con la retro para ver si encontramos algo, pero eso será otro día.

Desde aquí vemos la cañada donde está la Fuente Amarguilla, en aquel pico también hubo un molino.

Gracias a todos y hasta la próxima

dsc_0865-editar-cerros-del-tinte

Toda esta zona se llama “Tribaldos”, no sé el significado. Al otro lado de la Carretera de Alcázar a Miguel Esteban les llaman “Los Sanchos”. Aquellos cerros que vemos mirando dirección Alcázar son los Cerros del Tinte porque la tierra es muy roja. En toda esta zona tenemos tres puntos de agua; uno es éste, otro es un arroyo que nace a este lado de los Cerros del Tinte que se llama el “Arroyo Sevilla”, al otro lado de la carretera hay una especie de balsas en ese arroyo que dicen que son de origen romano, si algunos las queréis visitar tendrías que coger la carretera Alcázar a Miguel Estaban y el primer camino a la izquierda y luego el primero la derecha os lleva a las balsas. En la cara sur de los Cerros del Tinte hay otro arroyo que abastecía a las máquinas de vapor de la estación de Alcázar, no sé cómo estará el arroyo ahora, pero antes estaba canalizado y el agua era buena. Sabéis que la variante de entrar a Alcázar, por donde está el Vagón, se llena de agua, pues por ahí bajaba el arroyo. No sé hasta cuándo lo usarían, yo lo conocí de chico, como decimos en el pueblo, y todavía estaba arreglado, es decir, canalizado por lo menos en los cerros.

Os he dicho que hay tres puntos que se mantienen con agua casi siempre, aunque en años de llover mucho hay más arroyos. Uno es el de la “Cañamona” y otro el arroyo de “La Campa” que ya veremos.

Todas estas tierras son buenas en los años que llueve bien y en su tiempo, las demás son regulares. Aquí os dejo una propuesta y es que entre Criptana y Alcázar, desde la carretera a la vía del tren, se podrían poner árboles, pinos sobre todo que son los que mejor se adaptan, y en el arroyo de la “Cañamona” se podrían sembrar taráis; no creo que afectara mucho a las aves porque de todas formas la carretera no la cruzan ni la vía del tren tampoco y, como son tierras no muy buenas, a lo mejor los agricultores entraban en ese juego dándoles lo que corresponda por reforestación y quedaría muy bien. No sé tampoco el impacto ambiental que supondría, pero sería un pulmón para esta zona. Esto son cosas que uno piensa cuando “no tié ná que hacer”.

dsc_0835-pano-editar-camino-del-pico

Ahora cogeremos el camino del Pico, el otro que queda más al Sur es el camino de los Siete Molinos y el de más abajo, que pasa por el chalé de Don Dámaso, es el camino de Alcázar.

Aquí tenemos un arroyo que, como veis, no tiene agua, este arroyo viene de la Poza y de la Fuente Amarguilla. La Poza la tenemos allí y la Fuente Amarguilla es esta cañada que baja desde lo alto de la Sierra. Luego, cuando estemos arriba, se verá mejor.

Aquí tenemos una cantera de tierra; la usaban para yeso. Ese corte de piedra, que en realidad no es piedra, es lo que llamamos el calamaco con el que, cociéndolo como la cal, se hace yeso. Seguimos hasta el Pozo del Pico donde pararemos un rato y os explicaré más cosas. Desde aquí también podemos ver los montículos donde se asentaban los siete molinos.

dsc_0846-pano-editar-antigua-cantera

Éste es el Pozo del Pico. Como veis está hecho entre las dos sierras, es decir, donde hace un poco de cañada. Por aquí el agua es peor que en la otra parte del pueblo; los Pozos del Concejo, los de las Olivas y casi todos los de aquella parte tienen el agua es más o menos dulce, pero por aquí tiene un poco de salobridad, aunque, cuando se tiene sed y no tienes otra cosa, se puede beber.

dsc_0836-pano-editar-pozo-y-paraje-del-pico

Si veis el paisaje, la luz que desprende es de un amarillo claro. Luego en el otoño, cuando estén arados los rastrojos, la luz es un poco más marrón y tan solo en los meses de abril y mayo, cuando todo está verde, tiene un color más amarillo verdoso. Resumiendo, los colores de La Mancha, no los que ponéis en las fotos, esas que le dais con los filtros y reflejan una luz que queda bonita pero no es la realidad. Pocos cuadros de Antonio López de los que tienen como tema La Mancha reflejan esos colores. sólo destaca el amarillo claro y el marrón claro, a mí es lo que me parece.

DSC_0823 silo 2

Hoy daremos una vueltecilla por la parte oeste de la pequeña Sierra de nuestro pueblo, creo que es la más desconocida. Quizá la ruta sea menos amena que otras que hemos hecho, el paisaje llama menos la atención, aunque, al salir el sol, es muy bonito, con una claridad extraordinaria.

Vamos a empezar con esta cueva silo o silo cueva; para los de este barrio siempre se ha conocido como “el sotanillo”. Aquí más arriba del sotanillo había un molino; me contaba mi abuelo Severiano que en la Guerra (Civil) una de las bombas cayó muy cerca, algunos habréis oído que una de las bombas cayó en el olivar de Penalva, que es el que está aquí detrás. Bueno pues, según mi abuelo, este sotanillo quedó maltrecho y deteriorado y dejó de funcionar. El molino, el sotanillo y la era pertenecen a una familia del pueblo, primos de mi abuela, por eso lo sé.

Vamos al sotanillo. Actualmente hay tres casi destruidos más el que arregló el Ayuntamiento. Los tres que están en ruinas están construidos de igual manera: un muro de piedra y luego bóveda o arco. Si hay algún albañil, sabrá cómo se llama. Yo no sé el nombre exacto, si eran cuevas o silos, lo que sí sé es para qué se usaban. Veréis que el interior es como el de los coceros, dentro está la cuadra y aquí, junto a la puerta, se ponían unos camastros. Por lo tanto, no eran silos para guardar grano ni tampoco eran viviendas, sólo se usaban para pasar alguna noche con las caballerías, mulas o burros. Los construían los dueños de los molinos para dar cobijo a las gentes que venían de fuera a moler. Así me lo contaba mi abuelo y así os lo cuento yo con toda seguridad, no tenían otra función.

Os cuento una pequeña anécdota de este silo. Tenía la puerta forrada de chapa de zinc y en ella había unos versos grabados con navaja. No sé dónde estará la chapa, pero ahora estoy repiso de no haberla cogido, quizá yo sea de los pocos que sepa que tenía grabados los versos, ya que apenas se veían. Estos versos los grabó una amiga de mi madre, hija de los dueños de todo esto. A esta niña, porque era una niña que murió con catorce o quince años, ya le habían publicado algún verso en las revistas de la época y cuando digo de la época me refiero a que eran religiosas; murió por los años cuarenta y pocos y alguna de esas revistas ya recogió su muerte. Mi madre tenía el recorte de periódico y ahora lo tengo yo; me hablaba mucho de ella y fue quien me dijo que estaban los versos grabados. Bueno, pues ya sabéis una cosa que desconocíais y que fue cierta.

Más de 30 personas han superado el #retoentregigantes. Participa y ayuda a recuperar el entorno de los molinos con una sencilla acción que te supondrá muy poco tiempo y que servirá para colaborar en la solución del problema que representa la presencia de vidrios en nuestra querida sierra, problema que venimos sufriendo durante décadas y que es necesario afrontar.

No es necesario esperar a que te reten, puedes empezar la cadena siguiendo las instrucciones del #retoentregigantes e invitar a tus amigos y familiares a superar el reto. Si lo hacemos todos, podremos con ellos. Familias al completo ya lo han hecho ¿Te animas?