LA SALUD DE MIS VECINOS: Una epidemia moderna, la disfunción erectiva

Publicado: 09/04/2013 de luceron2 en La Salud de mis vecinos
Etiquetas:, , ,

-¿Usted cree que la impotencia se contagia? -Paco, el camarero del bar de la esquina donde suelo tomar café los días que no me invitan mis simpáticas vecinas, me mira, mitad burlón, mitad intrigado.

-¿A cuento de qué viene esa pregunta? -le espeto con el fin de sonsacarle más.

-Es que he leído en el periódico que los yanquis son cada día más impotentes por culpa de la dichosa liberación de la mujer. ¿Qué pasa, que ellas lo transmiten?.

-No, nada de eso. Pero vayamos por partes. En primer lugar, ya no se usa el término “impotencia” por sus connotaciones negativas y machistas.  La falta de erección del pene o su dificultad para obtenerla, se llama “disfunción erectiva”, que es más propio.  En segundo lugar, no es una enfermedad de transmisión sexual y sólo en un pequeño número de casos tiene un origen físico, bien por efecto secundario de otras enfermedades, como la diabetes, insuficiencias renales, arterioesclerosis, problemas neurológicos o glandulares, consumo de drogas, alcohol o por el uso de medicamentos. La mayor parte de las disfunciones erectivas, más del noventa por ciento, son debidas a causas psicológicas o por influencia de una educación tradicional machista.

-Es decir, que usted dice que si un tío no se le empina es por culpa del mal rollo mental que se trae ¿no?

-Algo así. Un mal aprendizaje, una moral excesivamente puritana, prejuicios como “no estar a la altura”, “no dar la talla”, el miedo al compromiso, a no cumplir como un hombre, pueden influir en el varón para que se le produzca una disfunción erectiva. En vez de estar en la relación con una actitud desenfadada, de diversión, disfrute y juego, intentan demostrar que son más machos que nadie y eso les llena de ansiedd, provocándoles la pérdida de la erección.

-Jó, tiene que ser un corte, que la tía te pida caña y tú no puedas ¿no? -exclama Paco con un punto de socarronería.

-Pues, no necesariamente. Hay que tener en cuenta que nuestro órgano sexual principal no está entre las piernas, sino entre las orejas. El placer de la mujer depende de su cerebro, igual que en el hombre. Volviendo a la noticia del periódico, la actitud informada y liberada de las mujeres norteamericanas puede provocar disfunciones erectivas en muchos varones que, hasta ayer, se creían que “se las sabían todas en cuestión de sexo” y, de pronto, descubren que tienen mucho que aprender.

-Eso es como el tío que alardea de que es un Don Juan y, luego, no se como un rosco.

-Pues sí, el machismo está pasado de moda. Ahora, para la salud sexual y mental, resulta más conveniente la modestia. Ser sincero con tu pareja, descubrir sin vergüenza lo mucho que ignoras y aprender juntos, sin miedos. Una mente despreocupada y una actitud relajada es la mejor prevención de la disfunción erectiva.

Anuncios
comentarios
  1. Muy interesante, como diría mi personaje, Milarepa, el monje budista, la mente es el conductor y por muy bien que vaya el coche, si el conductor anda a peras no hay manera de hacer nada productivo. Si supiéramos cuántos problemas genera nuestra mente, la cabra loca, con sus idas y venidas desatinadas andaríamos con más cuidado con lo que pensamos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s